Mosaicos transforman barrios

Fragmento de mosaico en una banca. Foto: Foto: Irene Florez

LLENAN DE COLORIDOS MOSAICOS LAS CALLES - Algunas grises calles de Oakland, California más conocidas por el grafiti y los robos, se están llenando de colores, gracias al trabajo de un grupo de artistas y cientos de voluntarios. Estos activistas culturales se proponen cambiar el paisaje urbano creando murales de mosaicos en las paredes de espacios públicos, en maceteros y en contenedores de basura. Irene Florez platicó con algunos de los artistas detrás del proyecto, y nos entrega este reportaje. Este reportaje es parte de la serie Raíces: historias sobre los artistas del pueblo.
ARTISTS SPRUCE UP STREETS WITH COLORFUL MOSAICS – Some gray streets of Oakland, California, known for graffiti and theft, are being filled now with color, thanks to the work of a group of artists and hundreds of volunteers. These cultural activists propose to change the urban landscape, creating mosaic murals on the walls of public spaces, flowerpots, and trashcans. Irene Florez spoke with some of the artists behind the project and has this story. This feature story is part of the Raíces series: stories about grassroots artists.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

GUION
Se escucha el sonido de mosaicos fracturándose…
En su estudio, Roberto Costa rompe pedazos de cerámica reciclados para usarlos en su siguiente mural de mosaico.
Estoy preparando unos cuadros. Tengo al sol, a Mercurio y a Venus, y esta pieza s un poco educativa… mayormente, trato de llevar mensajes que no solamente son sobre el arte sino también sobre educación, que es importante inculcar…”, dice Roberto.

Catedral llamada la “Sagrada Familia” que dejó inconclusa en Barcelona, España el artista, Antoni Gaudi

La idea de los mosaicos es inculcar estos mensajes artísticos y sociales, a quienes viven alrededor. Roberto Costa tuvo su inspiración hace ocho años, después de un paseo a España donde vio los trabajos de Antoni Gaudi (arquitecto catalán,1852-1926).
“Me he enseñado yo mismo. Nadie me dio clases para esto. Pero empecé a ver cosas y…, lo utilizo como un medio de reflexión, de meditación”
Su trabajo es conocido por las representaciones mitológicas y tradicionales de diversas culturas. En sus creaciones, a menudo observamos peces, el sol y dioses afro caribeños como Yoruba, fabricados con vidrio y objetos diversos acompañados de símbolos inspiradores. Cada objeto es cuidadosamente trabajado, hasta que la forma coincida con su visión del producto final.
Fragmento mosaico. Foto: Irene Florez
El ambiente se puebla con el sonido callejero de la Plaza de Fruitvale, en Oakland
Roberto y su grupo de artistas han creado más de 20 proyectos con mosaicos, como maceteros, contenedores de basura y murales de gran tamaño. Suelen instalar los proyectos en lugares que consideran que más necesitan el arte: lugares que tienen mucha basura. Uno de los proyectos más grandes está en la Plaza Fruitvale.
Continúa el sonido de la plaza…

Plaza Friiutvaler. Foto: Lara Hata

Diariamente, cientos de personas utilizan la plaza de la avenida 35 con la calle Internacional, se sientan en las bancas a descansar y a escapar un poco del sol aprovechando la sombra de los árboles. En la plaza, saltan a la vista los maceteros decorados con relieves de instrumentos musicales dorados, culebras verdes y aves azules que parecen tomar vida con los reflejos del sol. María Luisa Sánchez del Unity Council trabajó con Roberto.
“Nos reunimos por siete sábados. Aquí estábamos siete sábados trabajando…, y haciendo mejoramientos… En esta área se juntaban algunas personas a tomar, y pues algo que no era bueno… La comunidad se comenzó a quejar. Entonces, pensamos que poner más arte atraería a las personas…. ahora es muy interesante ver como personas se paran para ver las figuras que están hechas aquí….”, señala María Luisa.

Mosaico. Foto: Irene Florez

En los últimos tres años Roberto y su grupo de artistas han recibido tres premios de la ciudad de Oakland. Su proyecto más reciente se encuentra en el barrio Maxwell Park, donde viven familias de diversas etnias. Allí crearon dos murales grandes cuyo detalle y volumen permitió proyectar la capacidad imaginativa de varios artistas a la misma vez. En estos murales se ven niños corriendo, sapos saltando, y hasta los libros favoritos de los involucrados.
They put a lot of people in this”. (Puedes ver a mucha gente en este mural), dice el artista Daud Abdullah.
Abdullah es otro artista de mosaicos que trabajó con Roberto en Maxwell Park. Daud nos recuerda que al fondo, los mosaicos en Maxwell Park se tratan de la integración, no solo de voluntarios sino también de esos vecinos que por mucho tiempo no se hablaban.

Foto: Pilar Praba

“The cool part was… cars were driving by and people were coming by; they had a kids day. so all of these little pieces kids did and put them up everybody did a little bit of something in here”
(Lo más ‘chido’ fue que pasaban los carros, y llegaba la gente. Tuvieron un día de niños. Y todas estas piezas chiquitas las hicieron los niños. Todos pusimos un poquito de algo)
Una integrante del grupo, Nancy Karigaca dice que al ver la belleza que el arte le da al barrio, la gente muchas veces se quiere involucrar más en la comunidad.
“So people just have a more positive feeling about their community when they see things getting better and they can make a difference. And then you might even want to go to neighborhood council meetings because you see the kinds of things that are making a difference for your community”, sostiene Nancy.
(Te da un sentimiento más positivo sobre tu comunidad cuando ves que las cosas se mejoran y que puedes hacer una diferencia, y los niños pueden hacer una diferencia. Y luego conoces a otras personas y cooperas en otras cosas, y a la mejor te dan ganas de ir a las reuniones del concejo del barrio, porque ves que hay gente que está haciendo una diferencia en tu comunidad)

Foto: Irene Florez

Suenan de nuevo los pedazos de mosaico fracturándose
En el estudio, Roberto Costa reflexiona sobre el impacto de su arte. Regido por las manos y ojos, el dice que este arte es marcado por un fuerte sello personal. Debido a la flexibilidad del formato, este provee una libertad sutil.

Foto: Pilar Praba

“Ahora ha agarrado bastante ‘momentum’… y sí está tratando de acomodarse o relacionarse con la calidad de vida que muchos negociantes buscan en su área también…. A veces me gusta que las personas vean qué hay, y que comuniquen algo por medio del reflejo. O que se vean ellos mismos en el trabajo”, concluye el artista.
Para la Edición Semanaria de Noticiero Latino, desde Oakland, California, foto y texto de Irene Florez

About marco