Celebran Calenda Oaxaqueña en California

Las canasteras llevan canastas en la cabeza para bailar

CELEBRAN CALENDA OAXAQUEÑA EN CALIFORNIA – En los Valles de Oaxaca, en las tierras altas del sur de México, se acostumbra  comenzar a celebrar las fiestas de los santos patronos de cada comunidad con una calenda: una procesión de hombres y mujeres, carros alegóricos, y enormes gigantes de papel maché, acompañados por bandas de viento. De esta manera se invita a todo el pueblo al paseo y la celebración. Este festejo popular ha llegado al Valle Central de California, hogar de miles de migrantes oaxaqueños. Por segundo año consecutivo, la ciudad agrícola de Selma se vistió de colores para reunir a multitudes de peregrinos en la tradicional calenda, ésta en honor de la Virgen de Fátima. Alma Martinez reporta desde la fiesta popular. Este reportaje es parte de la serie Raíces, historias sobre los artistas del pueblo.      

OAXACAN CALENDA IN CALIFORNIA – In the region of the Valles de Oaxaca, in Mexico’s southern highlands, it is the custom to begin patron saint celebrations of every community with a calenda: a procession of men and women, floats, and enormous giants made of paper mache, accompanied by traditional brass bands. In this way, the entire town is invited to participate in the parade and the festivities. This traditional celebration has come to California’s Central Valley, home to thousands of migrants from Oaxaca. For the second year in a row, the small farm city of Selma was dressed in many colors to bring together crowds of pilgrimers in the traditional calenda, in honor of the Virgin of Fatima. Alma Martínez reports from this folk festival. This story is part of the Raíces series, stories of grassroots artists.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

Familia, hombres, mujeres, niños y monos bailan juntos en la calenda

Guion

Vestidas con faldas típicas y blusas bordadas con flores y listones multi-colores, un grupo de 25 mujeres pasan una por una ante el sacerdote de la iglesia San José para que bendiga las canastas que llevan en la cabeza, decoradas con flores de muchos colores e imágenes de la Virgen de Fatima.

 

Niña con la imagen de la Virgen de Fátima.

DOMINGUEZ: La Virgen de Fatima es mundial.

Luis Dominguez es el presidente de la Nueva Alianza Oaxaqueña.

DOMINGUEZ: Fue la primera virgen que fue aceptada como tal. Los milagros que hizo allá en Portugal que se les apareció a aquellos rebañitos, y nosotros en Oaxaca tenemos un paralelo con ellos. El español vino y nos impuso su religión y nosotros le pusimos un poquito de cambio para que quedara con lo nuestro indígena.

Y esa mezcla de culturas se puede presenciar en la procesión de la calenda, con una diversidad de pueblos indígenas migrantes. (MUSICA)

HERNÁNDEZ: Tenemos algunos compañeros que son triquis, tenemos zapotecos, tenemos de la costa, vallistas, asi nos dicen, y serranos.

Cándida Hernández vino a participar en la calenda desde Los Angeles, donde trabaja en el Instituto Oaxaca. Dice que compartiendo sus diferentes raíces, los pueblos indígenas pueden mantener sus culturas aquí en California.

HERNÁNDEZ: Cada región que sepa hacer algo contribuye. Nosotros contribuimos con monos y también teníamos ropa. Otros tenían artificio de carrizo en sus comunidades, fabricando los monos, hacer los monos, hacer las canastas. Los que saben hacer tepache pues ponían tepache.

Una de las monas de papel maché

La procesión procesión avanza por la calle: dos carros alegóricos decorados con flores y niños vestidos de angelitos, seguidos por las canasteras y unos monos enormes hechos de papel maché y vestidos con trajes regionales. Luis Domínguez:

DOMINGUEZ: ya ve que tenemos unos monos, se miran medio asi, carismáticos y a algunos les asusta y a otros les dan risa, pero se trata de una cosa que nos burlamos, nos burlamos del tiempo, de esos gigantes que nos gobernaban, se supone, y es lo que hacemos, gozamos con el baile, y la gente se ríe, y hay gente que los quema para decir nosotros quemamos a los que nos dominaban antes, somos libres.

La tradición de hacer monos de calenda tiene años en el estado de Oaxaca. En el Valle Central de California, Pablo Mendoza empezó a hacerlos hace dos años.

MENDOZA: Tenemos idea, porque allá en nuestra tierra también los hacíamos. Y me puse a hacerlos y si funcionó! Y entonces busco una costurera que me haga las faldas, las camisas y todo, y todo me está saliendo muy bien hasta el momento.

Mendoza no se considera artesano. Dice que es un humilde trabajador. Pero sus monos son admirables. Tanto así, que otros los han usado como modelo para los monos usados hoy en la calenda.

MENDOZA: Es una barilla muy sencilla, nada más que no esté muy pensanda y se manda traer un soldador y ya, se empieza el trabajo. Le hacemos la lucha , le damos papel, como si fuera una calabaza, le damos forma, la decoramos, le compramos la peluca, le hacemos las orejas, sus ojos.

Los monos hombres traen sombreros y guayaberas y las mujeres tienen vestidos tradicionales y listones de colores en sus trenzas

Los monos de calenda miden unos tres metros. Los monos hombres traen sombreros y guayaberas y las mujeres tienen vestidos tradicionales y listones de colores en sus trenzas. Mientras avanzan por la calle, los monos bailan al ritmo de las bandas de viento de Oaxaca. (MUSICA) También bailan las canasteras, con mucha alegría.

DOMINGUEZ: Donde quiera que vayamos, bailamos a gusto, queremos espantar la mala suerte. Cuando las canasteras están bailando, es como estar espantando al demonio, quitese de aquí mi mala suerte, me entiendes?

En cada cuadra la procesión se detiene ante una casa, donde los padrinos les regalan refrescos, tamales, tortas, dulces, y paletas a los que bailan. Algunos padrinos ponen los dulces en las canastas de la canasteras para que los avienten a la multitud de familias que van acompañando la procesión, papás cargando a sus hijos, mamás empujando carreolas. Yaneth es una de las madrinas. En su casa regalan tortas y refrescos para los peregrinos.

YANETH: Todo fue hecho en la familia. Es para enseñarles a nuestros hijos nacidos aquí que es la tradición de nuestra tierra. Espero que sí, que sigan, por eso les estamos ensenando desde ahorita, para que sigan. Porque ellos no conocen nada de esto.

Es un sentimiento que se escucha una y otra vez en la calenda: hay que enseñar a nuestros hijos. Luis Domínguez de la Nueva Alianza Oaxaqueña dice que su hija Maribel fue la inspiración para que él se involucrara.

DOMINGUEZ: Una vez me la insultaron porque le dijeron que era una oaxaquita y llego llorando. Desde entonces me sacaron coraje y le dije, mire, hija. Me dio un coraje de tal forma que le dije mira, te voy a ensenar quien es una oaxaquita, para que veas que cuando te hablen de esa forma, que se le muerdan los labios.

Y estas celebraciones ya han ayudado a infundir orgullo en algunos, como la joven canastera, Verónica Jiménez. Verónica dice que ella siempre había querido ser canastera.

JIMÉNEZ: Desde chiquita en mi pueblo cuando estaba en

Las canasteras bailian por las calles de Selma, CA

Mexico, miraba como mi familia, mis primas lo hacían, y desde chiquita me gustaba el baile, y me gusta mas con la canasta. Cada persona tiene sus propias tradiciones. Estamos demostrando nuestra tradición oaxaqueña.

Y la fiesta no sólo es para enseñar a los jóvenes, sino también a otros. Gabriel Cruz viajó toda la noche desde Los Ángeles para participar en esta calenda. Dice que quiere que se sepa sobre las tradiciones oaxaqueñas en toda California.

CRUZ: Y que sepan que los oaxaqueños no nada más venimos a sembrar o cultivar, sino también tenemos cultura. Nos quitaran los papeles, nos quitaran las licencias, pero jamás la cultura y la gastronomía.

Para la Edición Semanaria de Noticiero Latino, reportó desde Selma, California, Alma Martínez.

Guion y produccion: Zaidee Stavely

About samuel