El deshilado: un arte vivo en el Valle Central de California

Patricia con la ayuda de su hijo Marcos muestran un deshilado ya terminado.

Patricia con la ayuda de su hijo Marcos muestran un deshilado ya terminado.

El deshilado es el arte de sacar hilos de una tela de mantel, servilleta o sobrecama para crear diseños como flores y estrellas. Muchas mujeres mexicanas practican este arte y lo pasan de generación en generación. En una pequeña comunidad del Valle de San Joaquín, en California una mujer inmigrante enseña a su hija esta tradición que aprendió de su propia madre en Guanajuato, México. Juan Santiago visitó a la madre y a su hija, y nos entrega este reportaje, que es parte de la serie, Raíces: Historias sobre los artistas del pueblo.

Deshilado: An Art Alive in California’s Central Valley

Deshilado, or openwork, is the art of unraveling threads of material from a tablecloth, napkin, or bedspread, to create designs like flowers and stars. Many women in Mexico practice this art, and they pass it from generation to generation. In a small community in California’s San Joaquin Valley, an immigrant woman teaches her daughter this tradition, which she learned from her own mother in Guanajuato, Mexico. Juan Santiago visited the mother and daughter and has this story. This feature story is part of our series Raices: Stories About Grassroots Artists.

 

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

Con mucha exactitud, la señora Patricia Zavala de Arias corta con una tijera la tela de color blanco para su nuevo deshilado, un trabajo artístico que ella aprendió cuando era niña.

Patricia:

Esta tradición viene de mi bisabuela, de mi abuela, de mi mamá, de mí y ahora se lo comuniqué a mi hija María”

Patricia recuerda cuando acompañaba a su mamá a la plaza de su pueblo en Mezquite Gordo, Guanajuato, en México. Su mamá le compraba servilletas para bordar y desde entonces se interesó en hacer el deshilado.

Patricia:

Yo cuando era niña primero me enseñé a bordar en colores pero quería también aprender la costura blanca que es el deshilado. Yo tenía si acaso siete u ocho años cuando ya lo quería hacer”

El deshilado consiste en extraer hilo del tejido de una tela, para crear diseños y patrones. Se usan mucho para manteles, servilletas, decoraciones y

Esta es una pieza de deshilado que tejieron como becarios de ACTA

Esta es una pieza de deshilado que tejieron como becarios de ACTA

sobrecamas. Deshilar es un proceso que además de paciencia, requiere mucha atención.

Patricia:

Se elije la tela al gusto de cualquier persona. Se corta y se va deshilando por decirlo así. Se corta un hilo, se deja el otro y se corta un hilo y se deja el otro, hasta formar figuras, en esas figuras para que los hilos no se junten, se hace una puntada, lo cual lo separa y ya no se vuelven a juntar cuando ya se lava la tela”

De una canasta de metal, Patricia saca una aguja y le pone hilo color blanco.

Patricia:

A mi me enseñaron que el deshilado color blanco es la elegancia de la costura. Porque se ve muy elegante, muy fino, y gracias a ello tiene una presentación impecable”

Y con este orgullo, Patricia está enseñando a su hija mayor, María Arias. La hija menor, Ashley las observa mientras trabajan.

Patricia:

Decimos que la costura blanca, mi’ja, es para que se plasme en ella los sentimientos mas bonitos ¿porque? Porque es una costura muy fina”

María estudia en el colegio comunitario de Fresno y trabaja además en un empaque de durazno en el pueblo de Kerman. Desde muy chica, María observaba a su mamá deshilando, y le llamó mucho la atención este trabajo artesanal.

 

Patricia junto con su hija María tejiendo un deshilado, la mamá le explica a María los procesos

Patricia junto con su hija María tejiendo un deshilado, la mamá le explica a María los procesos

María:

Veía que mi mamá aventaba los hilos y los aventaba por un lado, y te llama la atención lo que tu mamá está haciendo; porque al final del proceso queda algo muy bonito y dices: yo también quiero aprender lo que hace mi mamá”

Recientemente María y su mamá fueron becadas por la Alianza de California para las Artes Tradicionales, ACTA, un programa que ayuda a artesanos como Patricia a preservar y transmitir sus conocimientos artísticos a la nueva generación.

Después de seis meses de sesiones de trabajo junto a su mamá, María sigue aprendiendo cada día. Sus figuras favoritas son las flores.

María:

La mayoría de las veces me gusta hacer flores. Creo que es lo más fácil hacer en este tipo de costuras”

María está muy agradecida con su mamá por haberle enseñado esta trabajo artístico y está orgullosa de compartir la herencia de su familia.

María:

El protector de mi teléfono era una foto de una flor que habíamos terminado, y a veces me preguntaban ¿qué es eso? ¿qué es eso que tienes ahí? Y les decía ‘oh, es el trabajo que hacemos yo y mi mamá, las costuras que nosotros realizamos’”

Esas costuras, además de guardar las memorias de su vida, también guardan los ánimos, dice Patricia:

Aquí se observa como Ashley, también hija de Patricia observa a su mama y su hermana tejiendo

Aquí se observa como Ashley, también hija de Patricia observa a su mama y su hermana tejiendo

 

 

Todo los días amanecemos de diferente carácter. El día de hoy amanecí tal vez un poco ‘aflojerada’, ahí se va a quedar plasmado eso; el día de mañana voy a mecer tal vez estar contenta, y ahí se va quedar plasmado eso, y a la mejor esa puntada me salió mejor que ayer… nuestro estado de ánimo van plasmado ahí de ello, que cada servilleta, cada mantel, cada figura que uno haga va a ser diferente y va a tener un significado diferente; por eso que cuando una persona vende o regala aquel deshilado, dice ‘allá van aquellos días’”

 

 

 

 

Para la Edición Semanaria de Noticiero Latino, desde Firebaugh, California reportó Juan Santiago.

About marco