Artista plástico convierte tractores y arados en arte de la comunidad

Martín Zúñiga y Toro

Martín Zúñiga y Toro

Martin Zúñiga llegó a México cuando era niño sin documentos junto a su familia a trabajar a los campos agrícolas. Hace años dejó los campos de labor para entregarse a la creación artística y se dedica a reciclar barriles de petróleo, herramientas y maquinaria agrícola para convertirlas en sorprendentes esculturas. Es Martin Zúñiga quien instala sus obras en escuelas y calles de poblaciones rurales de California, donde invita a niños y jóvenes vecinos a que escriban o dibujen sobre ellas. Fernando Andrés Torres visitó su obra y nos entrega el siguiente reporte.

Martin Zuniga came to Mexico as a child without documents with his family to work in the fields. Years ago left the labor camps to become in an artistic creator and is dedicated to recycling of barrels of oil, and agricultural tools to turn them into amazing sculptures. Is Martin Zuniga whom install his work in schools and streets of rural populations in California, where children and young people are invited from the neighborhood to write or draw on them. Andrés Fernando Torres visited his work and gives us the following report.

 

 

Martín Zúñiga es un artista plástico que pone su talento al servicio de la comunicación entre las comunidades.

Hey hablen, arrímense a mí y platiquen”

Junto a miembros de un colectivo de artistas denominado Artes Urbanas, recicla barriles de petróleo de 55 galones y después de convertirlos en atractivas esculturas las instala en lugares públicos de la ciudad de Salinas. Luego invita a niños, jóvenes y vecinos del lugar a que escriban o dibujen en estos barriles lo que se les ocurra.

Te puedes arrimar y dejar tu mensaje o hacer tu graffiti, hacer tu tag… lo que sea… estoy dándole una oportunidad a la gente para que salga y diga: ‘Mira esos barriles que están ahí…, yo conozco al que los hizo”

El resultado es asombroso. Una estructura de cinco barriles soldados entre ellos se asemeja a una equis tridimensional. Según el artista, la gente es atraída inmediatamente porque tiene formas familiares, todos conocen los barriles.

 

 

Barriles#1Zúñiga afirma que el graffiti es un medio de comunicación, y lamenta que sea considerado un delito castigado hasta con dos años de prisión. Los barriles, que representan la unión de la familia, lo antiguo con lo nuevo, lo urbano con lo rural, se convierten en verdaderos lienzos para el graffiti.

Lo barriles producen la sangre para el tractor. Los pintores que pintaron en los barriles eran la sangre de lo urbano. Ahí está la conexión. Los barriles llegaron a ser instantáneamente un emblema para ellos”

Martín Benjamín Zúñiga Valencia nació en Coalcomán, Michoacán, México. Hace casi cuatro décadas su familia se vino a trabajar a los campos agrícolas de Fresno, en el Valle central de California.

Yo ya no tengo vergüenza de que fui del campo, o que mis papás son del campo, o que nos criamos en el campo”

Recuerda que cuando ingresó a la escuela primaria no sabía hablar inglés y estaba prohibido hablar español.

Me quedaba a veces yo solito ahí. Y en una de esas hubo un concurso de dibujo y rápido hice uno. Los chamacos que estaban ahí se me arrimaron todos. Y luego dicen, ‘uno pa’ mi’…, ¡entonces si me hablaban en español! ‘¡Otro para mi! Hazme una flor y rápido’”

 

 

Mariposas#2El artista, que de pequeño sufría dislexia, descubrió que se podía comunicar mejor a través de su arte.

Sé hablar arte y el arte es todo un lenguaje. Es igual que el músico, puede leer música y puede tocar música. Yo puedo leer a la gente y puedo hacer una escultura de esa persona”

Después de la enseñanza media Zúñiga fue obrero de la construcción. Llegó a tener su propia compañía cuando se dio cuenta que su oficio era el arte. Se trasladó a San Francisco y trabajó en el Instituto de Arte y en el Centro Cultural de La Misión, donde alcanzó notoriedad como artista plástico. Con la experimentación y la curiosidad, Zúñiga logró establecer un estilo propio. Su pasión es trabajar con metales. Es un artista metalúrgico. Usa polvos de metal para crear pinturas. Le saca colores al oxido, usa vinagre y limones para cambiar colores, y hace esculturas de herramientas y maquinarias agrícolas abandonadas.

He pintado con aceite, he pintado con agua, he trabajado en murales, trabajo con acrílicos, metal, vidrio, madera. También hago estructura, que es arte pero funcional”

Desde hace casi tres años Zúñiga vive con su esposa Alegría Guadalupe -directora regional del Consejo de Relaciones Laborales del Agro- y su pequeña hija Ollin, en un colorido barrio a las afueras de Salinas. Su hogar parece una galería de arte. Pinturas y esculturas están repartidas entre paredes, estantes, rincones y pasadizos. Una colorida colección de arte de sus pequeños estudiantes descansa en la mesa del comedor. El sol de aquella mañana hace resaltar los acrílicos. Martín nos invita a su pequeño taller ubicado en el patio trasero.

Ruidos del taller, conversaciones, etc….

Luego, en un pequeño automóvil recorremos las calles del centro de Salinas, donde está instalada de manera permanente parte de su obra.

FlorFuchsiaEn el patio de la escuela primaria Oasis hay dos esculturas.. Una fue construida con llantas usadas y otra con barriles de petróleo, donde los niños juegan y pintan. Hace más de dos años, en esta misma escuela instaló su obra más polémica: una escultura de metal del águila azteca, de 15 por 18 pies, símbolo del sindicato de campesinos creada por Raúl, hermano de Cesar Chávez. La intensa polémica que generó su obra lo obligó a retirarla del lugar.

Sonido ambiental…

En las afueras de una ex gasolinera convertida en panadería se encuentra una escultura de metal que Zúñiga dedicó a las famosas mariposas monarcas que tienen su santuario en Michoacán, México. Al frente, otra escultura llamada La Flor Fuchsia llama la atención de los músicos por la resonancia que tiene la estructura de metal.

 

 

 

Sonido del metal…

Ya pasé el tiempo de hacer arte para la galería, para el museo. Ahora quiero hacer arte para la gente. Porque lo necesitan”

Zuñiga vive de su arte y nos cuenta que parte del dinero de sus ventas lo dona al Colectivo de Artes Urbanas del cual es su principal mentor. El artista afirma que ha logrado hacer realidad los sueños más importantes de su vida. Se considera a si mismo un intérprete de la realidad de su pueblo y sus sentimientos.

La vida existe donde tú estés. El color que tú quieras que tu vida tenga, ese color vas a buscar y tienes que conseguirlo

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino, desde Salinas, California, yo soy Fernando Andrés Torres.

Fotos: Fernando Torres.

About marco