Reportaje: Con poesía y tambores un grupo de mujeres promueve la tolerancia

En el arte de la poesía, el ritmo de las palabras juega un papel fundamental. Ahora bien, si esos versos se acentúan con el ritmo de los tambores, la experiencia rítmica adquiere otra dimensión. Eso es lo que entrega a sus audiencias Maiko, un grupo de mujeres que entrelaza la percusión latina, africana y brasileña con una poesía  que busca inspirar y liberar a sus audiencias, especialmente a las mujeres. Nuestra reportera Farida Jhabvala Romero visitó al grupo mientras ensayaba en el Gremio de Artistas Multi-culturales de San José, California, y nos presenta el reporte.

 

In the art of poetry, the rhythm of words plays a key role. Now, if those verses are strengthened with the rhythm of drums, the rhythmic experience takes on another dimension. That is what is delivered to audiences by Maiko, a group of women who intertwine Latin, African and Brazilian percussion with poetry that seeks to inspire and liberate their audiences, especially women. Our reporter Farida Jhabvala Romero visited the group during a rehearsal at the San Jose Multicultural Artists Guild in California, and brings us this story. This report is part of our Raíces Series: Stories About Grassroots Artists.

 

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

 

Adaku Davis sonríe y toca con las palmas de sus manos un gran tambor de madera. A su lado, Arlene Sagun es la voz principal y toca las congas. Cheryl Scales marca el ritmo con los pies y acompaña con otro instrumento de madera llamado  Clave.

Todas mueven sus hombros y el torso con el vigoroso ritmo de los tambores. El salón amplio y de techo alto, parece vibrar con la música de las tres integrantes del grupo Maiko.

Arlene Sagun fundó el grupo hace 30 años. Creció rodeada de música. Su padre, Jesús Gutiérrez tocaba los timbales y cuatro instrumentos más.

 

“I’ve always wanted to play the drums, but now that I do play them, you can feel the power when I play and you can feel it just mount when you play and run through your body as well. Makes you feel good”, dice Arlene.

(Siempre he querido tocar los tambores, pero ahora que ya los toco, puedo sentir el poder cuando toco y lo puedes sentir crecer y correr por tu cuerpo. Te hace sentir bien).

Sagun se decidió a aprender los tambores en serio cuando ya era adulta. Fue actriz antes de convertirse en música profesional, igual que las otras dos integrantes del grupo. Este arte aun es dominado en su mayoría por hombres,  y por eso fundó a Maiko como un espacio para crear música de tambor con otras mujeres. Un día, a Sagun se le ocurrió empezar a recitar un poema:

“It just kind of melted right into the music and it was oh, ok, this Works”.

(Simplemente se fundió en la música y era como ah, ok, esto funciona)

Sonido ambiente:

¿Why am I so Brown? God made you brown mija it’s the color of the raza, it’s the color of bronce God made you brown mija for you are royalty, the raza nueva. The people of the sun…

Este es poema de Trinidad Sanchez Jr., que Maiko interpreta sobre todo cuando tienen entre su audiencia a jóvenes latinas. 

Los mensajes en los poemas de Maiko están llenos de orgullo cultural, y sobre todo de valor personal para sobrepasar obstáculos.

Davis:

There’s a power in the spoken word that is twice as powerful when you add the drums”.

(Hay un poder en la palabra hablada,  que es dos veces más potente cuando le agregas los tambores)

Adaku Davis nunca olvidará a una mujer que después de una presentación se acercó para decirle con lágrimas en los ojos que el poema que había interpretado le había dado fuerzas para decirle a su pareja que nunca lo dejaría pegarle otra vez.

Davis:

“ And I was like, wow! That’s power. ¿Did I do that? Yeah that’s power baby. And it opened my eyes, and it opened my soul to be careful what you say, choose what you say”.

(Y yo estaba como ¡wow! Eso es poder. ¿Yo hice eso? Ese es poder, baby. Y me abrió los ojos, me abrió el alma para tener cuidado con lo que se dice).

El poema que inspiró a la mujer es “Esta no es mi maleta” de Quanda DeChenye .

Davis:

“I have been disrespected and abused by you, while I carried my bags, your bags and the bags of our young, down this road for over 400 miles. Well I have just decided that this is not my bag”.

Las mujeres tienen gran satisfacción y orgullo en su trabajo. Su alegría es contagiosa.

Musica :

Pata pata: We did Johannesburg Way, Everybody Starts to Move as Soon as Pata Pata begins to play.

Davis dice que crear nueva música es como hornear un delicioso pastel para tus amigos.

Davis:

“You have the flour, you have the salt and pepper, now we are going to add some milk, and ok! And last but not least we are going to add some vanilla”.

(Tienes la harina, luego le pones la sal y la pimienta, ahora le vamos a agregar leche y a lo último le vamos a poner un poco de vainilla).

Chery Scales:

“ I saw that they were playing the drums and having so much fun, that I just stepped in and joined the group”.

(Vi que estaban tocando los tambores y divirtiéndose tanto, que simplemente decidí unirme al grupo).

Cheryl Scales es una cantante nativa de Alabama. Dice que a veces, la vida de artista no es fácil.

Scales:

“We might not make money from it, it may not cover all of our bills, but we still do it. We still have the same desire to just be out there and not only to do it for ourselves, but to share. We like to share”.

(Quizá no ganemos mucho dinero, y esto no cubra a todos nuestros gastos, pero aun así lo hacemos. Aun así tenemos el mismo deseo de estar ahí afuera, y no solamente hacerlo para nosotros, sino para compartir. Nos gusta compartir).

Música…

Maiko es un término japonés, que sugirió una de las antiguas integrantes del grupo. Se le llama Maiko a mujeres que buscan perfeccionarse en las bellas artes. Para Sagun, Davis y Scales este es una obra de amor y de toda la vida. Cada una ya pasa de los 50 años y todas dicen que cuando están en el escenario la edad no importa. Juran que seguirán tocando música y narrando poesía, superando barreras de género y en el proceso, abriendo la mente y los corazones de sus audiencias.

 

Para la Edición Semanaria del Noticiero Latino desde San José California, reportó Farida Jhabvala Romero.
Este reporte es parte de nuestra serie Raíces: Historias sobre los artistas del pueblo.

About marco